4 consejos para hacer del running un hábito de vida

4 consejos para hacer del running un hábito de vida

Sigue estos pasos y todo irá corriendo a la perfección.

Después de unas semanas de entrenamiento, empezarás a sentir que dentro de ti existe todo un runner. Pero, hasta que eso ocurra, deberás completar un camino largo y exigente y confiar en tu fuerza de voluntad no va a funcionar, según los expertos.

“Nos auto-convencemos de lo que vamos a hacer, pero eso supone una presión elevada en nuestra fuerza de voluntad, que es un recurso limitado”, explica Heidi Grant Halversorn, directora asociada a la ‘Motivation Science Centre’ de la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia. Una vez que tu voluntad se debilita, cuando estás cansado o estresado hay muchas cosas que parecen más atractivas que el running, esa fuerza de seguir adelante se debilita.

Aquí te dejamos algunos consejos de Charles Duhigg, autor de ‘The Power of Habit’, sobre como hacer del running un hábito que perdure.

“Una vez que el ejercicio se convierte en un hábito, se siente más fácil” -Duhigg.

> Da un paso y mejora tu condición

Además, añade que cuando uno tiene ganas de hacerlo, no es necesaria demasiada fuerza de voluntad.

Haz un plan

Según Duhigg, cada hábito se compone de un grupo de claves, como el tiempo, lugar, música, compañía, recompensas (chocolate, batidos, masajes, etc.), y una rutina. Así que elige las que más te gusten o te hagan sentir más cómodx, escríbelo en una cartulina y cuélgalo donde puedas verlo todos los días. Prueba una semana, y si no funciona cambia las claves de tu entrenamiento y las recompensas.

Se constante

Crea una rutina para que tu cuerpo y mente asocien ese momento al running, y repítelo cada vez que salgas a correr. ¡Hazlo siempre a la misma hora del día! Ten preparada la ropa de entrenamiento siempre con antelación encima de la cama, si es de noche utiliza un clip con led para los tennis y puedas correr sin preocupación en la noche. Cuando sea la hora, coge tu reproductor de música y sal a correr. Según afirma Charles Duhigg, “estás creando conexiones neuronales que convierten la actividad en un hábito”.

Recompensate

Dedica un tiempo a hacer algo que disfrutes realmente nada más terminar la carrera o entrenamiento. Puedes tomar una ducha caliente, o incluso puedes comer un pequeño trozo de chocolate negro. Esto hará que tu cerebro asocie el ejercicio con una recompensa positiva.

> Consigue todo lo que necesitas para running y al mejor precio

Construye tu propio sistema de apoyo

Configura tu rutina de running con actividades que te hagan sentir bien y te lleven a cumplirla cada día. Puedes reunirte con amigos para correr y socializar al mismo tiempo.

 

[Runners.es]