6 hábitos de los entrenadores que tú también puedes seguir

6 hábitos de los entrenadores que tú también puedes seguir

No son pocas las personas que, al ver los cuerpos que ostentan sus entrenadores, piensan en lo mucho que les gustaría parecerse a ellos. 

Es posible lograrlo, y aunque suene un tanto superficial, a todos nos gusta sentirnos bien con nuestra imagen. Por eso te contamos los 6 hábitos de los entrenadores que tú también puedes seguir.

1. La norma de los dos días

Se trata de nunca dejar pasar más de dos días sin hacer ejercicio. Luego de hacer tu rutina diaria, no evites hacer actividad adicional, como subir escaleras en vez de ir en ascensor o, por ejemplo, caminar en lugar de ir en coche; todo aquello que implique movimiento será un excelente añadido.

2. Prepara tus comidas con antelación

Dedicar un tiempo durante el fin de semana a la elaboración de comidas apetitosas y saludables puede evitar que durante los días de trabajo, cuando las prisas y los horarios nos invaden, eches mano de lo primero que encuentres o recurras a comida rápida y poco sana.

Algunas ideas para preparar tus comidas:

– Barras de granola caseras

– Huevos hervidos

– Pollo asado para ensaladas

– Lavar verduras frescas (para ensaladas y batidos)

– Hacer hummus

3. Practica entrenamientos con intervalos de alta intensidad

Según el American Council on Exercise, hacerlo beneficiará tu sistema cardiovascular, te ayudará a aumentar la masa muscular y acelerará tu metabolismo, entre otras cosas; si no tienes tiempo de ir a un gimnasio, busca vídeos en internet o compra un programa de entrenamiento en DVD para hacer en casa.

4. No seas exigente en exceso

Olvídate de encontrar la perfección: debes combinar nutrición, ejercicio y horas de sueño de calidad; de lo contrario, tu cuerpo te pasará factura. Ir en busca del cuerpo perfecto no solo te afectará psicológicamente, sino que además te producirá estrés y puede traerte trastornos alimentarios.

5. Mejor come sano y no hagas dieta

Vivir a dieta es un verdadero sacrificio. Opta por recetas saludables y así podrás cambiar tus hábitos, comer bien, sentirse sano y olvidarte de contar calorías. Hay infinidad de posibilidades para hacerlo; los ingredientes disponibles son incontables, si cambias tu alimentación con el tiempo perderás peso sin esfuerzo.

Deja de consumir alimentos procesados e inclínate por todo aquello que sabes que te hace bien, como las grasas saludables del aguacate y los ácidos esenciales omega 3; introduce más vegetales a tus comidas para contribuir al buen funcionamiento de tu sistema digestivo y verás cómo, poco a poco, notarás un cambio increíble en tu persona.

6. Bebe abundante agua

Es lo primero que debes hacer antes de comer o tomar otra cosa cuando te levantas por la mañana. Bebe un gran vaso de agua con medio limón exprimido para añadir potasio y vitamina C a tu cuerpo. Durante el día, no te olvides de beber agua.

[IM]