8 menús orgánicos fáciles de preparar que puedes empacar en la lonchera

8 menús orgánicos fáciles de preparar que puedes empacar en la lonchera

Ocho deliciosas y sanas recetas para preparar la noche anterior y llevarte de lunch.

Dado que la rutina de las mañanas puede ser algo caótica y rápida, pensar en un buen lunch puede ser un reto. A veces la imaginación no está disponible tan temprano y bajo presión. Es por ello que preparar alimentos la noche anterior es la mejor opción. Así evitas empacar productos procesados o preempaquetados. Aquí te ofrecemos ocho deliciosos ‘lonches’ para que dejes de preocuparte por esto. Procura utilizar productos orgánicos y naturales en la preparación de cada uno.

1. Rollo para llevar

Los wraps se pueden hacer con distintos ingredientes. Ya sea con tortilla de trigo o de vegetales, añadir muchos vegetales frescos, queso y un rico dip lo convierte en un gran lunch. Piensa en él como una ensalada enrollada en un sándwich.


2. Refrigerios sanos

A muchos les gusta comer refrigerios, el problema es que los que se compran preempaquetados tienen colores artificiales, sabores y conservadores. Sin mencionar la basura que hace el plástico del paquete. En lugar de ello, empaque un surtido de galletas orgánicas, quesos y untables, y compleméntalo con una fruta fresca y un vegetal y tendrás un gran lunch que cualquier niño devorará.


3. Panqués de fruta y vegetales

A todos nos gusta un buen panqué. Una gran manera de añadir un poco de fruta o verdura extra al alimento es al añadirlos a tu receta favorita de panqués. Pueden incluir casi cualquier fruta o vegetal dentro (zanahoria, brócoli, hongos).


4. Bolsitas de pita

Las bolsas de pita son perfectas para las loncheras. Son compactas y están rellenas de cualquier cantidad de ingredientes sanos. Pueden rellenarse con queso, lechuga, tomate, aguacate y cualquier vegetal que se te ocurra.


5. Sándwiches tipo paninos

Los paninos son ideales porque derriten todos los ingredientes dentro de un pequeño sándwich. Puedes aplastar aguacate con queso, fresas y queso de cabra.


6. Escoge tu plato de sopa

Para asegurarte que tengas una sopa lista en la mañana, puedes almacenar grandes cantidades de ella en frascos en el refrigerador. Cada mañana simplemente sacas uno de estos frascos del refrigerador, la calientas y la metes a un termo. También puedes comer una deliciosa sopa fría y poco de pan de granos.


7. Manda porciones de varias cosas

Si estas cansado de la misma comida, empacar varias porciones de distintas cosas resolverá el problema. Por ejemplo, pedazos de fruta en un palito, una porción de pita rellena, nueces, semillas y algunos dips que puedas ponerle a todo lo anterior.


8. Sobras

Si no te sientes muy creativo o no tienes mucho tiempo, puedes hacer un poco de extra cena y mandarlo de lunch. Esta es una de las mejores opciones, un pedazo de lasaña, un poco de espagueti, arroz o vegetales salteados serán bienvenidos muy felizmente.


[Inhabitots]