De corazón para tu corazón

De corazón para tu corazón

El corazón es el motor de nuestras vidas. Nunca duerme, jamás toma vacaciones; está hecho para latir sin cesar mientras estemos vivos. El ser humano tiene una esperanza de vida cada vez más alta, y por lo tanto el corazón también

El corazón es el motor de nuestras vidas. Nunca duerme, jamás toma vacaciones; está hecho para latir sin cesar mientras estemos vivos. El ser humano tiene una esperanza de vida cada vez más alta, y por lo tanto el corazón también. Para mantener una vida sana es necesario cuidar la maquinaria que bombea sangre a cada rincón de nuestro cuerpo.

Te damos algunos consejos sobre cómo mantener tu sistema cardiovascular en forma:

  • Eres lo que comes: las dietas altas en grasas y colesterol favorecen la aterosclerosis, un padecimiento en donde las arterias se endurecen, volviéndonos propensos a infartos. Evita las grasas saturadas o grasas malas (de origen animal) y los alimentos fritos en general. Agrega alimentos ricos en omega 3, como el pescado, especialmente el salmón. Aumenta tu ingesta de multivitaminas, minerales y antioxidantes que abundan en verduras como la zanahoria, hojas verdes, frutos secos y nueces.
  • Haz del ejercicio un hábito: el corazón también es un músculo, por eso necesita ejercicio para estar en forma. Treinta minutos de ejercicio aeróbico cinco días a la semana, es la cantidad ideal. Sube las escaleras en vez de usar el elevador, trata de caminar más; lo importante es mantenerte activo.
  • ¡Apaga el cigarro!: el tabaco es el principal factor condicionante de infarto, enfermedades pulmonares obstructivas, crónicas y cáncer. Si necesitas ayuda para dejar de fumar, consulta con tu médico.