La cura para el estrés infantil: Entrar en contacto con la naturaleza

La cura para el estrés infantil: Entrar en contacto con la naturaleza

Aunque creemos que el estrés es un problema de la vida adulta, investigaciones recienten encuentran una incidencia cada vez mayor entre los niños; sin embargo, su remedio es mucho más sencillo de lo que creeríamos.

En la actualidad, se le ha denominado al estrés como la “Enfermedad del siglo XXI”, pues la mayor parte de la población que se concentra en zonas urbanas la padece a niveles preocupantes. Lamentablemente, es un mal que no sólo afecta a los adultos sino también a la población infantil.

Según César Merino Soto, psicólogo por la Universidad Inca Garcilaso de la Vega, los niños también sufren de estrés. Éste se conoce como estrés infantil y, al igual que en los adultos, es causado por el nivel de tensión del contexto en el cual se desenvuelven y llevan a cabo sus actividades cotidianas.

Gracias a estudios realizados por la Universidad de Madrid, se ha comprobado que la naturaleza es un factor que beneficia a los seres humanos en el manejo del estrés, pero en el caso de los niños; estar en contacto con ella les trae un doble beneficio: les ayuda a bajar sus niveles de tensión y preocupación, tranquilizándolos.

Además, cuando entran en contacto con la naturaleza, aprenden a interactuar con ella y si los padres, como parte de su educación, les enseñan la importancia del respeto y cuidado hacia los seres vivos, plantas y animales, los niños elevan sus probabilidades de convertirse en agentes de cambio desde temprana edad.

Como agentes de cambio impulsarán un desarrollo sustentable en cada faceta de su vida, así como el cuidado de recursos naturales y ecosistemas que sirven de hogar para plantas y animales. Lo cual servirá de inspiración para las personas que los rodean.

Es cierto que vivir en zonas urbanas limita las posibilidades de visitar ecosistemas naturales, sin embargo, existe la opción de ir a Parques Ecológicos. En México, existen diversos sitios con esta temática distribuidos en todo el país.

Los Paques Ecológicos son un buen lugar para que los niños se diviertan y, a la vez, aprendan a respetar la naturaleza y cómo cuidarla. En estos lugares se ofrecen actividades recreativas y educativas en entornos en los cuales uno entra en contacto con el medio ambiente; actividaes físicas, recorridos naturales, manualidades e incluso se les enseña a los niños la importancia de llevar a cabo prácticas sustentables como recliclar y reutilizar de una manera amena y amigable.

En ellos, los padres encontrarán un espacio de educación ambiental en donde, tanto ellos como los pequeños, podrán conocer sobre la naturaleza y los cuidados que ésta necesita. Al mismo tiempo, gracias a las actividades y al contacto con la naturaleza, los niños que viven en ciudades podrán disminuir su nivel de estrés al tiempo que invierten toda su energía en aprender a cuidar su planeta.

Estar en contacto con la naturaleza no sólo resulta ser un factor benéfico para la salud de los niños, sino también de los adultos. Además de ser una oportunidad para convivir en familia y con los seres queridos.

[Pronatura AC][MamaNatural]