Nueva guía de Harvard para una alimentación saludable

Nueva guía de Harvard para una alimentación saludable

Conoce aquí todo lo referente acerca del nuevo ‘Plato Saludable’ creado por nutriólogos expertos de la Escuela de Salud Pública de Harvard (Harvard School of Public Health), en conjunto con Publicaciones de Salud de Harvard (Harvard Health Publications). Este Plato Saludable puede ser el comienzo para planear una alimentación saludable y balanceada, y que corrige ‘‘My Plate” la guía de alimentación proporcionada por el Departamento de Agricultura de E. U. ( U.S. Department of Agriculture’s)

¿Cómo lograr consumir adecuadamente el Plato Saludable? Aquí encontrarás la información paso a paso:

Llena la mitad de tu plato con frutas y vegetales

Entre más color y variedad en esta parte del plato, mejor. Las papas y papas fritas no cuentan como vegetales en el Plato Saludable, ya que contienen carbohidratos simples que pueden afectar los niveles de azúcar en la sangre y traer problemas con la insulina, afectan igual que el consumo de pan blanco y dulces. Esto puede provocar, a corto plazo, comer en exceso y apetito constante; a largo plazo, puede traer problemas como sobrepeso, diabetes tipo 2, y otros problemas graves de salud.

Reserva la cuarta parte de tu plato para granos enteros –no cualquier tipo de granos:

Los granos enteros – trigo integral, arroz integral, y comidas hechas con ellos, así como pastas de trigo integral- tienen un efecto mucho más saludable para el azúcar en la sangre e insulina, no como el efecto dañino que produce el pan blanco, arroz blanco y otras llamados ‘granos refinados.’ Es por eso que el Plato Saludable recomienda escoger granos enteros –entre menos procesados, mejor- y limitar el consumo de granos refinados. Infórmate más sobre granos enteros.

Coloca una porción de proteína saludable en un cuarto de tu plato

Escoge nueces, frijoles, pescado o aves, éstas contienen nutrientes benéficos y saludables para el corazón como omega 3 en el pescado y nueces, y fibra en los frijoles. Un huevo al día está bien para la mayoría de las personas, aunque personas con diabetes deben limitarse a consumir 3 huevos (blancos) a la semana. Evita consumir carne roja –res, puerco, cordero- y no consumas carne procesada –tocino, carnes frías, hot dogs y similares- desde ya hace un tiempo sabemos que consumir regularmente incluso pequeñas porciones de estos alimentos incrementa el riesgo a padecer problemas en el corazón, diabetes tipo 2 y cáncer en el colon.

Consume aceites naturales

La botella de cristal cerca del Plato Saludable es un recordatorio a consumir aceites vegetales saludables, como aceite de oliva, de canola, de soya, de maíz, de girasol, de maní, entre otros para cocinar, para aplicar en ensaladas y para tenerlo sobre la mesa. Evita la mantequilla y las grasas trans que provienen de aceites hidrogenados.

Toma agua, café o té

En el Plato Saludable, completa tus alimentos con un vaso de agua. Si lo prefieres una taza de té o café (con muy poca o nada de azúcar). Evita el consumo de leche y productos lácteos, su consumo está asociado al cáncer de próstata y cáncer de ovario. Reduce el consumo de jugos a un vaso pequeño al día, ya que contienen tanta azúcar como un refresco. No consumas bebidas azucaradas, éstas traerán grandes cantidades de calorías a tu cuerpo y no proporcionarán ningún tipo de nutriente. Tomar bebidas azucaradas provoca aumento de peso, incrementa las posibilidades de contraer diabetes tipo 2 e incrementa el riesgo de tener problemas cardiacos.

Mantente activo

La pequeña figura humana corriendo a un lado del Plato Saludable es un recordatorio a mantenerse activo, es la mitad del secreto para tener control sobre el aumento de peso. La otra mitad es comer saludablemente con modestas porciones para obtener las calorías que tu cuerpo necesita.

Al comparar El Plato Saludable que proporciona Harvard con el Plato saludable que proporciona el USDA te darás cuenta de la falta de información que trae consigo.

[http://www.hsph.harvard.edu/nutritionsource/healthy-eating-plate/]