Éstas son las estrategias que la industria de la comida chatarra utiliza en tus hijos

stas son las estrategias que la industria de la comida chatarra utiliza en tus hijos

La publicidad de la industria de comida chatarra tiene un gran impacto en la desnutrición infantil.

En Estados Unidos un tercio de la población infantil tiene sobrepeso, en México las cifras van en aumento y la industria de la comida rápida no se muestra preocupada ante el problema de salud, al contrario.

Las compañías hacen este tipo de comida atractiva para los niños a través de estrategias comerciales como agregar premios a los paquetes que ofrecen y personajes de caricatura a sus empaques. Además los niños se han convertido en asiduos usuarios del internet, otro medio para que la industria de la fast food ponga en práctica sus estrategias. McDonald’s ha agregado a su sitio web videojuegos para atraer a los pequeños a su marca.

El mercado de la comida chatarra para los niños y adolescentes representa ganancias billonarias. El estudio más reciente sobre el impacto de la publicidad de la comida rápida en los niños, hecho en 2006 por la organización Food & Water Watch, muestra que esta industria invierte 1.6 millones de dólares en la difusión de sus productos. En la televisión se transmiten alrededor de 5 mil comerciales de fast food al año dirigidos a un público infantil, mientras que los adolescentes ven 6 mil.

De acuerdo a un reporte del Centro de Políticas Alimentarias y Obesidad de Yale, la publicidad ha aumentado dramáticamente en sólo dos años, entre 2007 y 2009. Los niños entre 6 y 11 años ven 56% más comerciales de Subway y 26% más de McDonald’s. Los niños afroamericanos son el principal objetivo de esta publicidad, ven 50% más anuncios de fast food que los niños blancos de la misma edad.

El sedentarismo de los niños que ven televisión durante mucho tiempo sumado a la exposición de los comerciales de comida chatarra impactan directamente en el deterioro de la salud infantil.

En Quebec, los comerciales de comida rápida dirigidos a los niños, en internet e impresos, han estado prohibidos durante los últimos 32 años. Los investigadores descubrieron que esta provincia tiene el menor número de obesidad infantil en Canadá.

Un experimento comparó el consumo de los niños mientras veían televisión con comerciales de comida, y programas sin comerciales de comida. Los niños que ven televisión con anuncios de comida chatarra consumen casi 50% más calorías, un total de 100 calorías en media hora. En un año, esto representa un aumento de peso de 10 libras.

La población infantil es más vulnerable a las campañas publicitarias porque los pequeños no tienen la capacidad de distinguir que los anuncios de comida son estrategias comerciales. De hecho un reporte de Food and Water Watch demostró que los niños menores de 4 años ni siquiera pueden reconocer la diferencia entre los comerciales y el programa de televisión que están viendo. Además los estudios demuestran que pese a la capacidad que puedan tener algunos niños para distinguir los anuncias, éstos tienen impacto en ellos y alentándolos a hacer comidas con grandes cantidades calóricas.

Fuente: Mama Natural