#YaEsViernes | Las 5 excusas más utilizadas para no ejercitarse

#YaEsViernes | Las 5 excusas más utilizadas para no ejercitarse

Te presentamos 5 soluciones a las cinco excusas más utilizadas para no ir al gimnasio.


“Hace mucho frío”


Solución: Puedes optar por ir al gimnasio y correr en la caminadora, o apuntarte a alguna clase dirigida, si el problema es que corres al aire libre.

Si quieres correr en el exterior, sí o sí, te recomendamos equiparte bien para protegerte del frío. Camisetas y cortavientos específicos para invierno, así como pantalones de running térmicos son una excelente opción.

Búscate un amigo o amiga para ejercitarte. Correr en compañía es una manera de obligarte a salir y te hará sentir con seguridad si ya está muy oscuro.

“Después de trabajar todo el día, no me queda energía para nada”


Solución: Haz ejercicio por la mañana y que sea tu prioridad antes de que el día se te complique o llegue el cansancio. Si te cuesta encontrar fuerza o motivación, apúntate a una clase en grupo y comprométete a ir con más gente.

Si no puedes ir por la mañana, ve al salir del trabajo. Intenta comer en la oficina. Ingiere calorías que te den energía suficiente para salir del trabajo e irte directo al gimnasio.

“No tengo tiempo”


Solución: Intenta introducir ejercicio en tu vida sin que tengas que dedicarle tiempo extra. Haz ejercicios en casa mientras realizas tareas domésticas, queda con alguien para correr, o para jugar a tenis, o llévate a tu familia de excursión los fines de semana.

Si trabajas 40 horas a la semana y duermes 8 horas al día, todavía te quedan 72 horas libres de las 168 horas que tiene la semana. Reserva solo una hora al día y te seguirán quedando 65 horas libres.

Organiza tu horario y respeta tu compromiso con el gimnasio. Intenta ser realista, si te marcas unos objetivos demasiado ambiciosos, como por ejemplo, decir que irás todos los días a correr, quizás no puedes cumplirlos y te desanimas. Si eres más sincero/a con tus posibilidades, y te propones a ir dos o tres veces por semana a correr, será más fácil que puedas lograrlo.

“El gimnasio es demasiado caro”


Solución: Planea hacer un ahorro para el gimnasio. Si no te gastaras 50 pesos al día por el café de la mañana, ahorrarías 1,000 pesos al mes y 12,000 pesos al año, que es lo que te puede costar el gimnasio, y quizás te sobre dinero para comprarte algo de equipo. Si has empezado por al revés, y te has comprado ropa demasiado cara para ir al gimnasio, ahorra en ropa y calzado e intenta quedarte con algo que sea más coherente con tus prioridades. ¿De qué te sirve tener unas zapatillas de primera para ir al gimnasio, si luego no puedes pagarte las clases?

Si sigues sin poder costearte un gimnasio, ¡correr al aire libre es gratis!

“Tengo un compromiso y no tendré tiempo para arreglarme”


Solución: Organízate con tiempo, y prepara todo aquello que necesites para estar listo cuando termines de ejercitarte.

[HEALTHmag]