Tú eres el tráfico

A los que van en coche y se quejan del tráfico, ahí les van un par de fun-fun facts.

Del total del presupuesto de infraestructura que se destina a obras en Puebla (por ejemplo), 80 por ciento beneficia prácticamente sólo a los coches. Estas obras son las que provocan las incomodidades de las que los automovilistas tanto se quejan. ¿Saben qué porcentaje de los desplazamientos se hacen en coche? ¡Apenas 30 por ciento! Y así pasa en la mayoría de los estados de la república mexicana.

Lo increíble es que el 20 por ciento restante del presupuesto se destina al otro 70 por ciento que quiere, como tú, desplazarse por la ciudad para llegar a su casa, trabajo, escuela, café, súper, gimnasio. Y este 70 por ciento, a quienes llamaremos peatones, lo hace en un deficiente y salvaje transporte público; a pie por unas calles y banquetas tuerce-tobillos; o en bici si logró llenarse de valor para rodar. ¿Se te hace justa esta distribución? ¿No, verdad?

El problema no es que haya “obras al mismo tiempo”, sino que no se distribuyen los presupuestos de la mejor manera. Si tuviéramos un presupuesto ejercido de forma más responsable, equitativa y planeada, muchos de los problemas de tráfico se resolverían, porque la gente terminaría optando por otras formas de transporte mejoradas y distintas al coche. El automóvil no se volvería algo aspiracional. Y esta ley es casi universal: si hubiera más opciones de movilidad, habría menos coches en la calle. El coche sólo sería para aquellos que en verdad lo necesitaran por su trabajo o estilo de vida y porque en verdad no tienen otra opción para realizar sus actividades.

Así que recuerda estos fun-fun facts antes de comenzar a quejarte de lo injusto que es que haya tanto tráfico; antes de tocar el claxon porque crees que al tocarlo el tráfico delante tuyo se va evaporizar como por arte de magia y antes de pensar que nadie ni nada debería detener tu marcha. NO estas atorado en el tráfico, tu eres el tráfico.

[Bicionudos]