#GymSabatino | ¿Entrenar en pareja es buena idea?

Ir juntos al gimnasio puede poner peligro hasta las relaciones más estables. A continuación te contamos como saber si servirá para fortalecer o destruir tu relación.

640-pareja_faf506d4fd619081192c3fad379c6c67

Es algo que de entrada suena bien:

Tu pareja y tú haciendo ejercicio juntos, compartiendo gimnasio y motivación. Por un lado, es una forma de pasar más tiempo de calidad juntos (y si hace poco que salen juntos, una cita que incluya gimnasio, cena y cine es una gran idea, ¿no?). Además, apoyarse el uno al otro en metas de salud y aspecto físico es una forma sana de fortalecer su relación. Ayudar al otro a sentirse mejor con uno mismo también puede aumentar la atracción que sienten el uno por el otro.

Hay algunos factores que deberías tener en cuenta para frenar el impulso de que tu pareja en el amor se convierta en tu pareja de gimnasio:

1. Si no tienes el mismo nivel. Pongamos de ejemplo que tu marca de running está en 5 minutos el kilómetro y tu pareja está mucho por detrás. Probablemente al principio tendrás que ir algo más lento para  ponerte a su ritmo. Pero después de un tiempo la diferencia entre sus capacidades puede poner en peligro tu rendimiento.

2. También pueden surgir conflictos si su nivel de compromiso con el gimnasio está desequilibrado. Por ejemplo, si tú no tienes ningún problema en saltarte una sesión si acontece algún imprevisto en tu agenda, mientras que tu pareja puede que jamás se pierda una sesión.

La cuestión es:

No sabrás si eres compatible para entrenar con tu pareja hasta que no lo pruebes. Así que nuestra recomendación es que lo pruebes durante algunas sesiones y vean como se sienten. Si se sienten respaldados, y a la par motivados, sigan adelante. Pero si se sienten criticados o menospreciados, puede que lo mejor sea que sigan entrenando por separado. Mejor ir por separado al gimnasio y continuar sin recelos y resentimientos que lleven a discusiones.

[W’sH]