Los beneficios de entrenar en el agua

Los beneficios de entrenar en el agua

“Si hay magia en este planeta, está contenido en el agua” (Loran Eisely)

Hacer ejercicio o entrenar en el agua o cerca de ella es una buena opción por muchos motivos que iremos desgranando a continuación. Los principales son que en verano hace calor y el agua nos refresca y, el otro, que realizar ejercicios varios en el mar o en una piscina puede ser muy divertido.

Principio de variedad de estímulos: La mejora del organismo está en la variedad de estímulos (cargas y estrés dado en múltiples formas, contra más variado mejor). Quiero decir, que si te gusta mucho correr, correr en sí mismo no es negativo, pero debes estimular a tu cuerpo haciendo ejercicios de fuerza en el gimnasio, deberá nadar de vez en cuando, y hasta hacer yoga otras veces si quieres seguir corriendo sin tener, por ejemplo, problemas articulares. A esto le llamamos entrenamiento cruzado. No hay actividad que por sí sola sea la panacea para aumentar tu estado de forma o tu salud. No existe.

Beneficios generales de hacer ejercicio en el agua:

La gravedad en el agua disminuye considerablemente, aspecto relevante para reducir el impacto articular mientras haces ejercicios en este medio. Si te estás recuperando de una lesión, o quieres dejar descansar tus articulaciones el agua es una buena opción.

Tienes la posibilidad de crear corrientes y jugar con ellas, a favor o en contra.

El agua te ofrece una resistencia constante al movimiento. Esta resistencia puede aumentar o disminuir dependiendo de la velocidad con las realices los gestos de los ejercicios y del material que utilices. Por ejemplo, si nadas con pies de patos y pala en las manos, la resistencia del agua será mayor que si lo haces sin estos dos elementos.

El agua fresca hace que la temperatura de nuestro cuerpo baje, cosa que en verano se agradece. Además actúa como un perfecto termorregulador ayudándonos a mantener una temperatura adecuada fuera del agua una vez hemos realizado nuestros ejercicios en ella.

Te previene de lesiones que podrías tener en otro tipos de actividades donde el impacto articular aumenta.

Puedes mejorar las cuatro cualidades físicas básicas en ella: Fuerza, flexibilidad, resistencia y velocidad. También puedes aumentar tu tono muscular, % de músculo y bajar tu % de grasa. Como en cualquier actividad deportiva bien estructurada con el objetivo de ganar salud.

Activa y mejora la circulación.

En el agua puedes hacer ejercicios con amigos, hijos, padres y hasta abuelos. Es decir, es apto para todos los niveles y edades y te permite relacionarte. También con tus amigos/as.

Ejemplo de algunas actividades acuáticas concretas:

Nadar, Aquagym, AquaZumba, Paddle Surf, Hidrospinning, Stretching en el agua, Kayak en el mar, lago o canal, Roller ball wáter, Andar cerca o en el agua, Aquarunning y Yoga aquático.