Running y gym | ¿Cómo combinarlos?

Running y gym | ¿Cómo combinarlos?

Trabajar la musculación te servirá para mejorar la zancada y evitar lesiones.

Ahora que ya te has lanzado a correr, te preguntas si hacer running significa dejar de ir al gimnasio. O si combinar ambas cosas es posible. 

Pues quizás esto te sirva: Las sesiones de fuerza son un complemento necesario para un buen atleta, ya que para rendir al máximo, cuanto más fuertes estén los músculos, mejor.

Estar fuerte no significa estar grande, voluminosa. Sino que a igualdad de volumen los músculos aguanten más. Además, unos músculos fuertes quitarán castigo a los tendones. 

Otro aspecto fundamental es trabajar los músculos que no inciden directamente en la zancada pero sirven para sujetar el cuerpo: abdominales y lumbares. Trabajar los músculos de la pierna ayudará a prevenir lesiones (por ejemplo, evitarás problemas de rodilla si fortaleces isquiotibiales y los cuádriceps). Pero no te pases de volumen, porque te hará más lenta, sobre todo en las tiradas largas. 

Eso sí, un plan de pesas básico un par de días por semana no debería tener un efecto negativo sobre tu entrenamiento.