6 mitos sobre el agua

6 mitos sobre el agua

En los últimos años beber agua se ha convertido en una moda. Pero ¿todo lo que se dice sobre los beneficios de beber agua es cierto? ¿Cuantos vasos de agua tenemos que beber al día?

Mito 1 | Tienes que beber 8 vasos de agua al día

Tu dosis de agua diaria depende de tu dieta, peso y metabolismo. Para determinar cuánta agua deberías tomar, pésate cada mañana durante tres o cuatro días seguidos (que no sea durante los días que tienes la regla para descartar la retención de líquidos producida por las hormonas). Si pierdes medio kilo al día, significa que el día anterior no bebiste suficiente líquido. Bebe medio litro de agua o de zumo a primera hora de la mañana por cada medio quilo que has perdido y ajusta tu dosis diaria de agua hasta que dejes de perder peso.

Mito 2 | Bebe solo cuando tengas sed y obtendrás los fluidos que necesitas

Esta sentencia podría servir para alguien muy sedentario, pero no para cualquiera que, aunque sea de forma ocasional, haga ejercicio. Y es que según apuntan estudios recientes, pierdes líquido tan rápido que el cerebro no tiene tiempo de reaccionar. Es más, la Universidad de Maastrich en Holanda publicó hace poco un informe que demuestra que las mujeres pierden más líquido haciendo ejercicio que los hombres. Por tanto, una hora antes de entrar en el gimnasio es recomendable beber medio litro de agua extra antes de que tu cuerpo empiece a deshidratarse.

Mito 3 | El café y el té deshidratan

Falso. Tu innegociable café matutino es hidratante. ¿Por qué? Porque el café es básicamente agua, salvando la leche, si es que te tomas un cortado o café con leche. El doctor Lawrance Armstrong, de la Universidad de Connecticut, afirma que “las bebidas con cafeína no te deshidratan, siempre y cuando las consumas con moderación, que viene a ser un máximo de 5 cafés, tés o bebidas con cafeína diarios”. De hecho, apunta Armstrong, cualquier líquido que ingieras, ya sea un zumo, té helado o un refresco, contribuye a la saturación de células de tu cuerpo. ¡Pero no te olvides de las calorías!

Mito 4 | Beber agua antes de comer te ayuda a perder peso

El agua que bebes antes o durante una comida no te ayudará a bajar peso, y tampoco ayuda a que la comida salga más rápido del cuerpo. El agua y los sólidos no se mezclan, y por tanto el agua sale muy rápido del estómago. Lo que sí te serviría es comer alimentos que contengan agua, como fruta y verdura, que se digieren en el estómago y pasan por los intestinos, igual que el resto de la comida, y esto hace que te sientas satifecho sin que sumes calorías a tu dieta. Si bebes agua, solo calmas la sed, mientras que alimentos con agua sacian el hambre y te hidratan al mismo tiempo. Algunas ideas: zumos y piezas de fruta como melón, melocotón, pepino y tomate. ¡Son pura agua!

Mito 5 | El agua vitaminada es mejor que el agua normal

El agua vitaminada puede contener más nutrientes, como vitamina C, pero esto no hará que llegue más rápido al circuito sanguíneo de lo que lo haría un suplemento estándar. Además, muchas de estas aguas vitaminadas no tienen todas las vitaminas que el cuerpo necesita. Sin mencionar el azúcar que se le añade para mejorar el gusto del agua.

Mito 6 | Los corredores de maratón necesitan bebidas deportivas, y el resto de los mortales, no

Cuando sudas mucho, tu cuerpo pierde sal y agua a través de los poros. Algunas bebidas sirven para reponer ambas cosas. Y sirven igual para futbolistas de alto nivel, como para ti después de una tarde de running por la playa. Además, el sodio en las bebidas deportivas ayuda a retener más líquidos, lo que hace que comas menos y te sientas mejor más rápido.

[Women’sHealth]