Cómo hacer productos de limpieza naturales en casa

Cómo hacer productos de limpieza naturales en casa

Te compartimos algunas prácticas recetas para elaborar productos de limpieza naturales: mantienes limpio tu hogar y también cuidas tu salud, la de tu familia y la del planeta.

Limpiador multiusos

Mezclar 1/2 taza de vinagre blanco destilado orgánico o limón con 1/4 taza de bicarbonato de sodio en 1/2 galón (2 litros de agua). Excelente para accesorios de baño, suelo de cerámica, vidrios, ventanas y espejos. Importante: no lo utilices en mármol o madera.

Limpiador de moho y hongos

Mezclar 1/2 taza 3% de peróxido de hidrógeno o vinagre con 1 taza de agua. O mejor aún, mezcle 1 cucharadita de aceite de árbol de té (tee tree oil) con 1 taza de agua. Ponlo en una botella con atomizador y rociar. dejar reposar durante un máximo de una hora. También puedes agregar 1-2 cucharaditas de bicarbonato de sodio, que comenzará a burbujear por la acides del limpiador (esto significa que está funcionando, talla con una esponja o cepillo. Repite si es necesario. También puedes hacer una pasta espesa de agua, bicarbonato de sodio, y unas gotas de aceite de árbol de té para las manchas rebeldes. ¡Excelente para azulejos del baño!

Removedor de manchas de tapetes

Mezcla partes iguales de vinagre blanco y agua en una botella de spray. Rocía directamente sobre la mancha, deja reposar durante varios minutos, y limpiar con un cepillo o una esponja con agua tibia y jabón.

Limpiador de alfombras

Espolvorear bicarbonato de sodio o fécula de maíz (maicena) en las alfombras y esperar varias horas antes de aspirar

Limpiador de pisos y lustrador

La mayoría de los pisos se pueden limpiar con 1/3 de vinagre por 2/3 de agua. Añadir unas gotas de aceite de menta o cítrico esenciales para un aroma agradable y limpio.

Pulidor de madera

Mezcle 1 taza de aceite de oliva por 1/2 de limón ½ y frote una pequeña cantidad en la madera.

Spray antibacterial

Pon una docena de gotas de lavanda, eucalipto o aceite esencial de menta en una taza de agua. Ambos son naturalmente anti-bacteriano y no se seca las manos como lo que contienen alcohol.