¿Enamoramiento o amor fingido? 3 Consejos para cultivar el amor cotidiano

Enamoramiento o amor fingido? 3 Consejos para cultivar el amor cotidiano

Te presentamos tres consejos para mejorar tu relación de pareja y hacer del amor una realidad constante.

De acuerdo con MindBodyGreen, sólo se necesitan tres pasos que te ayudarán a cultivar el amor y la intimidad. Sin embargo necesitamos saber a qué nos referimos cuando hablamos de “amor”.

Lo vemos a diario y en todas partes: desde las películas hasta cuando una amig@ llora desconsolada@  del otro lado del teléfono.

Nos hacen creer que, como al principio de la relación, viviremos con una pareja que siempre nos hará sentir mariposas en el estómago, o que viviremos en una eterna pasión y romanticismo. Sin embargo, la experiencia personal nos dice que las relaciones amorosas no son así de sencillas.

Por ello es importante distinguir entre el enamoramiento y el amor. La primera se trata apenas del principio de la relación, en donde somos bombardeados por miles de hormonas que nos hacen ver a nuestra pareja como “única y perfecta”, y también alejamos al mundo exterior. No obstante, cuando nos damos cuenta que esa persona tan especial no lo era al final, tenemos que tomar una decisión: aceptarla tal y como es, o empezar una nueva búsqueda. Y ¿cómo es que decidimos?

Como dice la autora del artículo, Sheryl Paul, terapeuta de pareja:

“Si eres demasiad@ suertud@, pudiste crecer en una familia donde se modeló a diario el arte y la destreza de amar a través del matrimonio de los padres. Viste cómo dos personas eran devotas a su matrimonio, lo cual implica que buscaran tiempo para pasarla juntos, a parte del trabajo, hogar y la familia. Y, con suerte, también observaste peleas y soluciones saludables”.

Sin embargo, la mayoría de nosotros experimentamos el “amor” de nuestros familiares de manera distinta; y por consiguiente, cuando entramos a una relación de pareja sin la más remota idea de qué significa realmente comprometerse al arte de amar, es cuando se presentan los problemas.

Sheryl Paul agrega que, si bien no nos han educado en el arte de amar, hay un mapa con tres importantes rutas para practicar, nutrir y cultivar una larga vida de amor, intimidad y mutua atracción entre los implicados:

Expresar gratitud

Quizás no es necesario hacerlo diario, pero al menos una vez a la semana. Y se refiere a un comentario genuino como: “Gracias por lavar el coche hoy”, o “En verdad aprecio que hayas lavado la ropa esta semana”. Esto puede generar que la relación sea cálida y positiva.

Enfocarse en lo que está funcionando

Esto quiere decir que, en vez de ver el vaso medio vacío, las parejas puedan darse cuenta de lo positivo de la relación.

Darse cuenta de la necesidad de regañar y de controlar

Si bien, muchos venimos de una tradición de regaños, es imprescindible tener en cuenta que es un mal hábito. La autora propone a “comprometerse a cerrar la boca durante 30 días, y luego otros 30 días. No comentes acerca de su estilo de manejo. No comentes de lo mucho que está comiendo o que está ejercitándose. Sólo confía en que tu pareja puede manejarlo, y así dejarlo ser.” 

[MamaNat]