Estírate y consigue más fuerza.

Estírate y consigue más fuerza.

Estos seis sencillos movimientos te garantizan flexibilidad de por vida.

¿Sabes por qué los hombres odian estirarse? Porque se trata de sutileza. Al hacerlo no aumentas el tamaño de tus bíceps, ni del pecho, y no forma el lavadero. Sin embargo, ofrece múltiples beneficios, como la reducción de lesiones y una mejora de tu condición. A pesar de ello, no nos estiramos. Quizá no lo sepas, pero estirarte con regularidad puede potenciar tu fuerza, de acuerdo con un estudio publicado en el Medicine & Science in Sports & Exercise. ¿Cómo? Al aumentar tu rango de movimiento fomentas el desarrollo de fibras musculares, lo que te permite generar más fuerza y levantar aún más kilos. Realiza estos seis estiramientos y obtén arreglos rápidos sin necesidad de clavarte en el yoga, pues te harán sentir más joven. Mejorar tu postura, fortalecer el torso y la espalda y equipar mejor todo tu físico para los deportes, las rutinas de ejercicio y claro, el sexo.

Retracción escapular

Siéntate en una silla con las manos en la cadera y los pies bien plantados en el piso. Alza despacio el pecho hacia el techo, pero no voltees hacia arriba; mantén el mentón paralelo al suelo. Ahora aprieta los omóplatos uno contra el otro conforme sientes como se estira el área pectoral. Mantén la posición de 10 a 15 segundos y relájate. Esa es una repetición. Haz esto un total de 10 veces.

Desplante y giro hacia atrás

Párate con los pues juntos ahora da un paso hacia tras con la pierna derecha y flexiona 90° La rodilla izquierda con forme extiendes los brazos horizontalmente para profundizar el estiramiento. Luego da un paso hacia delante para juntar de nuevo los pies. Repite el desplante hacia atrás con la pierna izquierda y gira el tronco hacia la derecha. Haz un total de 10 repeticiones con cada pierna.

Estiramiento de laterales hincado con pelota suiza

Híncate en el piso y coloca una pelota suiza frente a ti. Pon las manos sobre ésta, inclínate hacia delante a partir de la cadera y haz presión con los hombros. Sostén durante 30 segundos y repite dos veces. Haz esto tres veces al día.

Estiramiento del durmiente

Recuéstate sobre tu costado izquierdo y forma un ángulo de 90° con el brazo izquierdo, la parte superior del brazo en el piso –el antebrazo debe apuntar hacia arriba. Usa la mano derecha para estirar el antebrazo izquierdo hacia delante y hacia el piso sin permitir que se alce. Sostén durante cinco segundos, haz nueve repeticiones más, luego cambia de lado y repite.

La oruga

Comienza en la posición para hacer lagartijas. Con pasos cortos lleva los pies hacia las manos hasta que el estiramiento en las piernas comience a molestar. Mantén quietos los pies conforme caminas despacio hacia adelante con las manos hasta que éstas lleguen de nuevo a la posición inicial de lagartijas. Haz esto de cinco a 10 veces.

Estiramiento de pecho en esquina

Párate de cara a la esquina de un cuarto. Alza los brazos a la altura de los hombros y coloca los antebrazos, codos y manos contra cada pared. Inclínate hacia dentro para que estires los músculos pectorales y sostén hasta la cuenta de 15. Repite para un total de 10 a 20 repeticiones.