Medicina hecha en casa

Medicina hecha en casa

Ahorra dinero y líbrate de las siguientes enfermedades cultivando tus propios medicamentos.

1. OLVÍDATE DE LOS RESFRIADOS Y DE LA GRIPE CON BAYAS GOJI

La receta

Añade cinco cucharaditas de bayas goji a tus sopas. Así tendrás una buena ración de antioxidantes y un refuerzo nutritivo que te ayudará cuando estés destemplado o te sientas decaído.

El cultivo

Las bayas goji crecen en un arbusto muy fácil de cuidar. De hecho, crecen en cualquier tipo de tierra, siempre y cuando las mantengas suficientemente húmedas. Elige siempre plantas jóvenes (de unos 10cm de alto).

2. DALE LA PATADA AL PIE DE ATLETA CON AJO

La receta

Mezcla dos cabezas de ajo con 100ml de vinagre, algunas hojas de salvia machacadas y un puñado de espigas de lavanda. Añade cinco cucharadas al agua de la bañera. La alicina (un potente agente antibacteriano presente en el ajo) te ayudará a darle esquinazo al pie de atleta.

El cultivo

Planta los bulbos de ajo con el extremo acabado en punta hacia arriba en un recipiente de unos 13cm. Añade un poco de abono vegetal, colócalo en un lugar soleado y asegúrate de no regarlo demasiado.

3. VENCE DEFINITIVAMENTE AL INSOMNIO CON LECHUGA

La receta

Añade dos cucharadas grandes de lechuga troceada y licuada a tus sopas o cremas… y tomátelas antes de meterte en la cama. El lactucarium, una potente sustancia sedante presente en la lechuga, te garantizará un plácido y reparador sueño.

El cultivo

Planta cinco semillas en una maceta de 30cm de diámetro y colócala en un lugar bien soleado. Podrás disfrutar de tus primeras ensaladas en apenas un mes.

4. NEUTRALIZA LA MOLESTA ALERGIA AL POLEN CON ORTIGAS

La receta

Añade tres cucharaditas de ortigas troceadas a una taza de manzanilla. Deja reposar cinco minutos y cuela la infusión. Agrégale una cucharada de miel…y a disfrutar de las cualidades antihistamínicas de la ortiga. Y tranquilo, tus labios estáran a salvo: el calor acaba con las propiedades irritantes de esta planta.

El cultivo

Nada más barato: vete un día al campo y recoge ortigas para replantarlas en casa. Escoge brotes jóvenes y ponlos en macetas con un poco de abono fértil. ¡Y no los riegues demasiado!

5. ALIVIA LAS PELIGROSAS QUEMADURAS SOLARES CON ALOE VERA

La receta

Escoge una hoja gruesa, pártela por la mitad y frótate las zonas afectadas con el líquido que contiene. Esta fórmula secreta esta formada por un 96% de agua y un 4% de aminoácidos y enzimas: oro puro para la piel dañada.

El cultivo

A estas alturas, puedes encontrar aloe vera prácticamente en cualquier floristería. Compra una de tamaño medio y colócala en un lugar con mucho sol. Riégala a menudo y, en invierno, asegúrate de meterla en casa de vez en cuando.

6. LÍMPIATE LA PIEL EN PROFUNDIDAD CON LAVANDA

La receta

Machaca un puñado de espigas de lavanda y échalas en un recipiente con agua hirviendo. Retirálo del fuego y haz vahos durante 10 minutos. La lavanda contiene sustancias antisépticas y antiinflamatorias, y aceites esenciales capaces de acabar con granitos e impurezas.

El cultivo

Esta planta resiste muy bien las sequías y ama el sol. La lavanda crece mejor en macetas pequeñas y bien drenadas. Si quieres que esté siempre estupenda, usa un poco de grava y un abono suave.

[M’sH]