Ocho remedios caseros

Ocho remedios caseros

Partamos del hecho de que siempre debes hacerle caso a tu médico. Sin embargo, para casos menos graves, hay opciones que pueden evitarte la posibilidad de efectos secundarios o gastos innecesarios. “Cada vez que tomas una pastilla, ya sea de receta médica o de venta libre, aceptas una cierta cantidad de riesgos”, dice la doctora Sandra Kweder, subdirectora de la Food and Drug Administration de Estados Unidos (FDA). “Si la tomas regularmente, el riesgo aumenta”. Y no sólo deberían preocuparte los efectos secundarios. Muchos medicamentos son costosos y, en ocasiones, no son tan efectivos como otras estrategias que no recurren a ellos. “Tomar algo no siempre es tan saludable como hacer algo”, dice el médico John Abramson, conferencista en políticas de salud de la Escuela Médica de Harvard, y autor del libro Overdosed America. “Es mejor probar primero un cambio en tu estilo de vida. Así conseguirás un mejor estado de salud, en lugar de sólo esconder los síntomas con medicamentos”. Así, pusimos manos a la obra para encontrar ocho fármacos comunes que, según nuestros expertos, pueden sustituirse por estrategias “hágalo usted mismo”. Sigue leyendo y libérate de ellas.

Tos

Antes de jarabe prueba Una dosis de miel

Piensa en todo lo que tarda la miel en atravesar su botella, y caer desde la orilla hasta tu pan. Bien, pues esa calidad espesa y viscosa de la miel la hace un sustituto perfecto de los jarabes. Ambos hacen esencialmente lo mismo: cubrir la garganta para aliviar la irritación. De hecho, un estudio publicado en Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, encontró que una cucharada de miel es mejor que el dextrometorfano (DXM), ingrediente activo en varios supresores de la tos, dice el autor del estudio, Ian Paul, profesor asociado de Pediatría y Ciencias de Salud Pública en la Universidad Estatal de Pennsylvania, en Estados Unidos. La opción: miel de trigo sarraceno, una variedad oscura que contiene más antioxidantes que las mieles claras. Toma dos cucharadas cuando quieras combatir la tos. Toser de manera productiva durante el día ayuda a remover y aflojar la mucosidad acumulada en tus pulmones.

Dolor de espalda baja

Antes del Acetaminofeno o NSAID prueba La pose del guerrero

¿Qué es lo primero que haces cuando te empieza a doler la espalda? Quizá te estires o gires el torso de manera instintiva para trabajar la torcedura que sientes. Tu cuerpo tiene razón: en un estudio en los Annals of Internal Medicine, una técnica terapéutica del yoga (conocida como viniyoga) redujo el dolor crónico de espalda lo suficiente para disminuir e incluso eliminar los analgésicos. Y con la práctica continua, la gente se salvó del potencial daño gastrointestinal y al hígado que resulta del uso prolongado de los antiinflamatorios. Después de todo, el dolor crónico de espalda puede durar tres meses o más después de un episodio agudo, lo que hace que la gente use esos fármacos por más tiempo del periodo recomendable. La opción: las personas del estudio se dedicaron a hacer posturas de yoga durante 75 minutos una vez a la semana con las cuales no sólo aumentaron su fortaleza y flexibilidad, sino que fueron más conscientes de los hábitos de movimiento que han provocado el inicio del dolor, dice la autora del estudio, la doctora Karen Sherman, investigadora principal del Group Health Research Institute en Seattle, Estados Unidos.

Jaquecas frecuentes

Antes de analgésicos prueba Menos pastillas y más sueño

¿Quién podría pensar que tomar medicamentos contra el dolor, de hecho, puede perpetuar las dolencias? “Una sobremedicación puede ocurrir cuando una persona con jaquecas frecuentes toma pastillas durante 15 o más días al mes”, dice el doctor Peter Goadsby, director del centro de neuralgias en la Universidad de California en San Francisco, en Estados Unidos. Los doctores no entienden del todo por qué es así, pero parece que esto ocurre con más frecuencia cuando se toman analgésicos compuestos con múltiples ingredientes activos como la excedrina o la codeína. La opción: “Esfuérzate por no tomar analgésico y enfócate en dormir como un modo de alejarte de las jaquecas”, dice el doctor Goadsby. Las áreas cerebrales que contribuyen a este dolor también están involucradas en el sueño, dice. Al apegarte a un estricto -o consistente- horario para dormir, podrás ser capaz de curtir esos puntos problemáticos.

Depresión leve

Antes de antidepresivos prueba Entrenar tu cerebro

Para combatir la depresión, considera una lucha frontal contra la negatividad. Este es el pensamiento conocido como Terapia Cognitiva Basada en la Conciencia Plena (MBCT, por sus siglas en inglés). Con esta técnica, te enfocas en controlar tus reacciones a ciertos pensamientos y emociones: la idea es que aprendas a verlos objetivamente en vez de permitir que te arrastren consigo. En estudios recientes, el MBCT ha probado ser tan efectivo como los antidepresivos al prevenir recaídas. Y parece ser que es más efectivo para mejorar la calidad de vida. “Cuando la gente deja los antidepresivos, es común que sea vulnerable a las recaídas”, dice el doctor Willem Kuyken, del centro de trastornos del humor en la Universidad de Exeter. La opción: la técnica MBCT “espacio de respiración de tres minutos”, está diseñada para ayudarte a cortar ese torbellino de pensamientos negativos en tu cabeza. Comienzas por concentrarte en cómo se siente tu cuerpo, así como en lo que piensas y sientes en este momento. Entonces cambias tu enfoque a la respiración para adentrarte aún más en el momento presente. Al final, expandes tu conciencia hacia todo tu cuerpo mientras mueves el aire deliberadamente hacia adentro y hacia afuera.

Insomnio

Antes de somníferos prueba Dormir más tarde

¿Cansado de dar vueltas en la cama? Mejor ríndete y prográmate a ver los programas nocturnos. Esto es porque reducir las horas de inquietud durmiéndote más tarde puede llevarte al final hacia un sueño más sólido -y alejarte de los somníferos, dice el doctor Lee Ritterband, profesor asociado del Departamento de Psiquiatría en la Universidad de Virginia, en Estados Unidos. Eso es bueno, porque ciertas sustancias para combatir estos problemas no son soluciones permanentes. “Los fármacos para dormir pierden su efectividad con el tiempo porque tu cuerpo desarrolla tolerancia”, dice el asesor en medicina de Men?s Health, W. Christopher Winter, director del Centro de Medicina del sueño Martha Jefferson en Charlottesville, Virginia, Estados Unidos. La opción: si te sueles acostar a las 22:00 horas pero no caes dormido sino hasta la una, prueba irte a la cama hasta esa hora pero despiértate en tu horario habitual, sugiere Ritterband. “Así creas una privación del sueño, por supuesto, pero esto hace más fácil conciliarlo y mantenerlo en noches subsecuentes”. Luego de unas pocas semanas de hacerlo, comienza a acostarte más temprano en incrementos de 20 minutos para ver si puedes mantener las ganancias.

Estreñimiento

Antes de laxantes prueba Mantener el flujo de agua

Tu colon se mueve. Se contrae y aprieta para llevar la materia hasta el final de la línea. Pero el colon puede retardarse o absorber demasiados líquidos (por muchas razones como poca fibra en tu dieta, inactividad, deshidratación o medicamentos), haciendo que los desechos se sequen y permanezcan. Eso es la constipación. Según el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, los estadounidenses gastan unos 725 millones de dólares anuales en laxantes OTC. Normalmente los usuarios frecuentes deben aumentar la dosis con el tiempo porque sus intestinos se vuelven dependientes a la medicina (algunos laxantes crean leves espasmos que ayudan al movimiento). La opción: evita el hábito de consumir laxantes tomando dos vasos de agua antes del desayuno. Los líquidos añaden fluidos al colon y dan volumen a la heces, haciéndolas más suaves y fáciles de mover. Mientras estás en ello, cómete un plátano o una manzana. “El volumen provisto por sus fibras estimula una acción rítmica del intestino -de ahí la frase ?movimiento intestinal?”, dice el doctor Abramson. “¿Por qué usar algo que te irrita el colon -lo que muchos laxantes producen- cuando puedes simplemente comer fruta en su lugar?”

Asma y alergias

Antes de tu medicina diaria prueba Un filtro de aire

En lugar de tratar de cambiar la manera en que tu cuerpo responde a los irritantes -así funciona la mayoría de medicamentos contra el asma y alergias- ve directamente en contra de lo que te irrita. Los filtros de aire para el hogar e incluso los portátiles reducen significativamente los detonadores de tus tosidos y presión del pecho, dice el doctor Ted Myatt, científico en jefe de la consultora Environmental Health and Engineering de Boston, en Estados Unidos. Su estudio en Salud Ambiental (2008) encontró que la alta eficiencia en los conductos de los filtros de aire reducen los alérgenos de gato hasta en un 55 por ciento y las esporas de hongos hasta en 75 por ciento. Tu médico puede decirte qué filtro casero es capaz de minimizar tu necesidad de drogas OTC o prescritas. prueba esto: por un sistema de filtración de aire para el hogar puedes pagar un alto precio -de 900 a 1,200 dólares por la instalación en el sistema existente. O puedes colocar un filtro portátil HEPA en tu dormitorio, donde pasas la mayor parte del tiempo en casa. El estudio de Myatt descubrió que una unidad portátil como la Hunter QuietFlo HEPA 30090 (115 dólares) puede hacer muy bien el trabajo en una habitación sencilla.

Gripe

Antes de antivirales prueba Mantener la humedad

Libra tu batalla contra la gripe en la tienda departamental (antes de que vayas de compra a la farmacia), y elige como armamento un humidificador. “El virus aerobio de la influenza sobrevive más tiempo en aire seco”, dice el doctor Myatt. Su último estudio en Salud Ambiental halló que un humidificador en tu habitación puede reducir significativamente la supervivencia durante muchas horas de este virus en el ambiente. De esta manera, este remedio preventivo ofrece un atractivo evidente. La opción: si la gripe ha ganado terreno, coloca un humidificador portátil en tu dormitorio y ponlo al 50 por ciento de humedad, recomienda Myatt. Modelos de mejor calidad combaten los microbios con rayos UV o plata en sus filtros y, adicionalmente, también evita la comezón en tu piel.